La Violencia Interpersonal

Un Guía para la Juventud, Familia y Comunidad de Máncora, Perú

Causas de Violencia

¿Por qué existe tanta violencia? ¿Por qué la mayoría de las víctimas son mujeres?  ¿Por qué existe la violencia entre padres e hijos?

(1) La violencia interpersonal – sexual, física o emocional – ocurre mayormente porque una persona (generalmente el hombre) quiere tener poder sobre otra persona.  Por eso, las acciones que ejerce el abusador tienen el efecto de hacer que la victima se sienta impotente, débil, indigna, humillada, culpable y deprimida.  Entonces, el abusador tiene el poder sobre las emociones de la victima, quien piensa que no tiene poder ni opción.  Esta es la intención y el resultado de la violencia interpersonal.

(2) Hay una raíz cultural e histórica:  Durante mucho tiempo, nuestra sociedad ha sido muy machista:  El hombre ha creído que tiene el derecho primario a controlar, a disciplinar con severidad, incluso a abusar de la vida de la mujer y de los hijos.  Eso ha sucedido bajo la apariencia del rol económico del hombre, proveedor de la alimentación.

(3) Otra causa es la cultura actual.  El modelo presente de nuestra sociedad está reforzando el uso de la fuerza para resolver los problemas.  Por eso el abusador usa la fuerza física, para mantener el poder y el control sobre la mujer, porque ha aprendido que la violencia es efectiva para obtener ese fin de control.  Entonces, la mujer usa violencia con el hijo, y el hijo con su novia, y el ciclo sigue.

(4) Otra causa de la violencia son los medios de comunicación:  En la televisión la violencia es glorificada, y los estereotipos que nos presentan son de violencia sexual.

(5) En muchos casos, también la violencia doméstica está íntimamente relacionada con el alcohol y las drogas.  ¿Qué sucede cuando una persona consume drogas o se emborracha?  En el cerebro tenemos los centros vitales, comunes con los animales y allí está el centro de la agresividad o del instinto agresivo.

(6) Como los hijos imitan a los padres, se da con frecuencia que quienes en la niñez fueron testigos de abusos físicos entre sus padres, repiten la misma conducta cuando llegan al estado adulto.  Aprendieron que los problemas y conflictos se afrontan con la fuerza bruta.  Ese aprendizaje negativo se arraiga tanto que muchas veces pasa de generación en generación.

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: